CAMOVA

CRISIS ALIMENTARIA VENEZOLANA

Un país como Venezuela, con grandes entradas económicas, divisas en dólares provenientes de su oro negro, el petróleo, no ha podido resolver la crisis alimentaria que actualmente afronta, por la ausencia de una buena reforma Agraria, política económica, que garantice la producción, cosecha de los alimentos básicos, y por la poca preocupación de sus gobiernos en pro de la explotación, producción eficaz del campo, arrastrado por años.

Es inconcebible, que se torne el país dependiente de la importación de alimentos, cuando se tiene el terreno, los medios para ser productor y lo que es más, hasta exportador de habérselo propuesto. Un país en donde hay escasez de alimentos como se palpa en los almacenes, supermercados, ausencia muchas veces de huevos, leche, carne, arroz, papas, granos, vegetales entre otros.

El actual gobierno Venezolano identificado con su ideología Socialista debe prestarle más atención a la crisis alimentaria, establecer, programas, planes que den paso a que de una vez por todas se de una política agrícola eficaz, que permita recuperar la producción de los alimentos básicos, que se aprovechen productivamente los terrenos , las grandes cantidades de hectáreas que el país tiene y que no se han sabido aprovechar , cultivarse, explotarse ; evitar que se siga dependiendo de la importación de productos agrícolas, de carne animal , azúcar y hasta de leche.

Ya no sorprende que se diga, que hay un desconocimiento del manejo económico del país a la hora de saber satisfacer las necesidades básicas creando una situación de desabastecimiento,y conllevando a que algunos se pregunten ¿será que el gobierno quiera tener esta situación para mantener su populismo y echarle la culpa a los productores?. Esta actuación es la mas irreal conocida, el productor del campo no siembra o no invierte en la ganadería o en la industria avícola porque no pueden perder dinero, con los precios que tiene establecido al precio de venta del productor al distribuidor y al consumidor así no se puede producir, la cadena de comercialización no puede ser activada y los productores directos no pueden tener una cadena de comercialización debido a que tampoco se tiene margen para dicha gestión comercial.

El Diario El Universal, señala, que las fallas de abastecimiento que se han reportado en el sector alimentos dejaron de ser un problema coyuntural para convertirse en problema estructural, pues todas las estrategias que han implementado tanto el Ejecutivo nacional como el sector privado para paliar la situación no han sido suficientes.
Un estudio realizado por Datanálisis durante la última semana, en 60 comercios de Caracas (supermercados, bodegas, abastos, Mercal y comercio informal) reveló que los niveles de escasez en productos regulados oscila entre 20% y 25%, en los últimos seis meses, mientras que los alimentos que no están sujetos al control de precios registran fallas moderadas entre 5% y 11%.

Lo cierto, que Venezuela ha afrontado y todavía se mantienen la agudización de las fallas de suministro de leche, huevos, azúcar y aceite, acentuado las penurias que deben soportar los consumidores, quienes deben madrugar para poder comprar alguno de estos rubros racionados con subsidio oficial.

Es sabido, que la red Mercal, creada desde 2003 y surtida en más de 70% con importaciones, padece las graves fallas de suministro que perciben a diario los consumidores en redes públicas y privadas.

Fue un hecho cierto, que el presidente Hugo Chávez anunció en una oportunidad que

su gobierno destinaría 500.000 millones de bolívares (232,5 millones de dólares) para

importar alimentos y cubrir el déficit. ¿Es esto una medida correcta? ¿ por qué no invertir

en la producción de hectáreas abandonadas, mal aprovechadas?

De acuerdo a las encuestadoras Datos y Datanálisis, los mercados están abastecidos solo

en un 70 ciento, mientras la red de mercados populares tiene un déficit de hasta 30 por

ciento en productos.

Los comerciantes sostienen que el desabastecimiento es consecuencia de los controles

de precios impuestos por el gobierno desde el 2003. Y el gobierno argumenta que la

escasez se debe al acaparamiento y la especulación.

Otros factores que estarían influyendo, en la escasez de por lo menos una docena de

alimentos de primera necesidad, son el auge del consumo, la poca producción de las

industrias y los retardos en la autorización de las divisas para las importaciones.

También hay escasez de carne, leche en polvo, pollo, arroz, harina de maíz, sardinas y

leguminosas, entre otros productos, que no se venden en los supermercados.

El gobierno trata de subsanar esta crisis haciendo negocios con sus países vecinos así

Venezuela le compra a Colombia huevos, se habla que los colombianos producen 9.000 millones de huevos al año, y están en capacidad de enviar hasta 2.700 millones, que constituyen el 30 por ciento de la producción sin afectar el precio interno

20 mil toneladas Colombia vende también a Venezuela aceite crudo de palma, por año, sin que aplique sobre ello arancel alguno

Es impresionante el hecho de la cantidad de cereales que Venezuela compra, hasta el extremo que cuando llegan los buques a Puerto Cabello, este colapsa con la capacidad operativa del puerto, debido a que éste no cuenta ni con la logística, ni el personal, ni el espacio necesario para descargar y almacenar el producto. La última vez en Julio se otorgaron licencias para importar 500.000 toneladas de maíz, destinadas para la elaboración de alimentos concentrados para consumo animal en un lapso de 30 días, cuando el tiempo promedio de llegada es de entre 90 y 120 días. 12 buques de graneles que transportan cereales arribaron, El puerto cuenta con 22 muelles de los cuales nueve están destinados para el anclaje de barcos de granos y cereales, y no dan abastos.

Para el gobierno Venezolano actual bajo la dirección del presidente teniente-coronel Hugo Chávez, la crisis se debe a la oligarquía venezolana, opuesta a las reformas económicas y sociales del presidente Chávez, intenta de nuevo desestabilizar la nación especulando sobre los precios de los productos de primera necesidad. Después del golpe de Estado de abril de 2002 y el sabotaje petrolero de diciembre del mismo año, la elite desea provocar una crisis alimentaria y desencadenar disturbios en el país.
aporrear.org. agrega, que los hipermercados venezolanos subieron de manera desmesurada el precio de los productos de base tales como la carne, el azúcar y los cereales, que se volvieron inaccesibles a la población y crearon así serias dificultades alimentarias. Según el Banco Central de Venezuela (BCV), la inflación artificial afecta alrededor de la cuarta parte de la cesta básica y toca en primer lugar a las capas más modestas. Así, los precios aumentaron por término medio en un 66% y en algunos casos se duplicaron. Por ejemplo, el precio de la carne de pollo sufrió una inflación del 110% y el del queso del 245%

“El incremento que se ha observado en el precio de la carne se debe al interés de algunos distribuidores y expendedores de maximizar ganancias, dado que los venezolanos actualmente tienen más poder adquisitivo”, explicó María Cristina Iglesias, ministra del Poder Popular para las Industrias Ligeras y el Comercio

Lo cierto. que el gobierno afronta desabastecimiento de productos alimentarios básicos, y debe de una vez por todas dar paso a programas, acciones agrarias que retomen la situación, aprovechando la productividad de la tierra, incentivando a los productores a comprometerse con abastecer al país previó acuerdo de las partes involucradas y en donde, no se castigue a los venezolanos con la ausencia de productos básicos para su sobrevivencia, salud, calidad de vida, de lo contrario pueden darse paso a conflictos no favorables para nadie.