CAMOVA
Me encanta la gente. Amo a mi familia, a mis hijos, pero dentro de mí hay un lugar donde vivo completamente sola y es allí donde renuevo mis manantiales que nunca se secan.
Pearl S. Buck

Las características los actuales escenarios presentan un estilo de vida muy agitado, dinámico, cambiante, que incide significativamente en nuestro organismo, comportamiento, conducta y nos mantiene alerta de cómo debemos actuar a fin de evitar problemas, efectos que nos afecten en lo psíquico y en lo físico.
Nos corresponde a cada uno de estar atento como enfrentamos las situaciones, los cambios, las oportunidades, amenazas, todo aquello que se presenta en nuestro diario vivir.
Es una responsabilidad de cada uno de nosotros mientras permanecemos con vida en este planeta Tierra el alimentar nuestra renovación, que nos haga cada vez ser mejor y aprovechar la oportunidad de vivir que se nos ha concedido.
Al respecto, el club de la efectividad nos recuerda, que consideremos que la aceleración de la vida cotidiana, el exceso de trabajo, el estrés, la falta de tiempo, los compromisos, los problemas personales y laborales, no nos permiten ver la forma en la que deterioramos nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestras emociones. Presenta las interrogantes: ¿Cuántas veces exigimos más de lo que nuestro cuerpo y nuestra mente le pueden dar, agotando nuestras fuerzas y energías?
¿Cuántas veces terminamos exhausto y sin tener siquiera tiempo libre para hacer lo que realmente deseamos, para compartir un momento en familia, o simplemente para estar tranquilo?
A ello le agregamos interrogantes tales como: ¿Cuánto tiempo dedicamos en pro de nuestra renovación personal? ¿Qué estamos haciendo al respecto? ¿Cómo estamos utilizando nuestro tiempo? ¿A qué le estamos dando preferencia?, entre otras.
Definitivamente, debemos saber aprovechar nuestra oportunidad de vivir y saber interrelacionarnos en el entorno de tal forma que aprovechemos la experiencia de transitar y obtener el aprendizaje básico para garantizar siempre esa renovación personal necesaria que nos permita crecer en lo personal y en lo espiritual.
Debemos autoanalizarnos y determinar en donde se manifiestan nuestras debilidades y dar paso a las transformaciones necesarias que nos ayuden a renovar por ejemplo: la energía necesaria para seguir adelante; ser más creativo, más innovadores, definir los objetivos y metas que nos ayuden a crecer y garantizar resultados positivos en todas nuestras interrelaciones; saber interrelacionarnos armónica y productivamente con los demás; renovar constantemente nuestro deseo de vivir y ser felices.
Sobre la relevancia de este tema, el Rabino Noaj Orlowek señala, que la tradición judía nos cuenta la historia de un águila inmortal que vuela directo hacia el sol una vez cada 1000 años. Sus plumas se queman y ella se cae a la tierra, donde regenera sus alas. Este es un cuento extraño. Si el águila va a vivir por siempre, ¿para qué renovar sus alas cada milenio? ¿Por qué no vivir siempre con el mismo par de alas?
Un sabio contestó: "Para enseñarte que cada ser humano debe aprender a renovarse a si mismo".
Y el águila sabe cómo hacerlo. Cuando es hora de hacerlo, el águila se dirige hacia el cielo, hacia su raíz, en lugares altos.
La llave para la renovación personal es la habilidad de fortalecer tu conexión con la fuente, con Dios.
De vez en cuando, la mayoría de nosotros nos sentimos desconectados de nuestro verdadero yo. Pero Dios es infinito y siempre nuevo. Conectarte con esa Fuente de energía te puede regenerar.
(El reconocer tu conexión con algo que es infinito y siempre nuevo te da la posibilidad de regresar renovado a tu verdadero ser. Las circunstancias a tu alrededor podrán ser tristes, pero la parte de ti que está conectada con lo Divino se mantiene pura - y tiene el poder de fortalecer tu otra parte).
Agrega el rabino Orlowek, que regresar a esa conexión requiere sublimarse a Dios y para ello se necesita humildad. La persona que es capaz de decir “Dios te necesito. Tú eres el que conduces”, es aquel que es capaz de renovarse a si mismo.
En una carta muy famosa escrita desde su celda soviética, Natán Sharansky preguntó qué es lo que impide a la persona llegar a su verdadero ser, tanto como individuo o como miembro de la comunidad.
Su respuesta fue: "el miedo".
El miedo se presenta de diversas formas. Miedo a perder la vida, miedo a perder dinero o un status o poder. Esos miedos te impiden hacer lo que es correcto y realizar tu potencial único.
Sólo hay una manera de eliminar aquellos miedos: Temerle a algo superior. Cuando temes a Dios no hay nada más a que temer. Y a este temor le llamamos “temor reverente”.
La persona que está conectada con Dios constantemente es capaz de mantenerse verdadero, ser quien realmente es - y renovar siempre esa esencia
Por último, nos aporta el rabino Orlowek, que cuando nos renovamos a nosotros mismos regresamos a nuestro estado original y puro. Sin una creencia interna en nuestra pureza y fuerza, nuestros intentos serán un fracaso.
Una vez vi un letrero de un niño de apariencia extraña que decía: “Yo sé que no soy basura porque Dios no hace basura”. De hecho, cada uno de nosotros no sólo que no es basura, sino que es una obra de arte! En los rezos matutinos decimos: “el alma que me has dado es pura” (Sidur).
El Rey Shelomó dice en Mishlé (Proverbios), que un tzadik - una persona justa - se cae siete veces y se levanta. No se nos dice que los justos no caen. Claro que se caen. Son justos - no inhumanos. Lo que los hace justos es el hecho de levantarse.
Piensa en un bebé que está aprendiendo a caminar. Da un paso o dos y... se cae. Se levanta y trata de nuevo… y se cae. Y se levanta de nuevo. Esto es una lección para nosotros los adultos, siempre levantarnos otra vez.
Por último alasdeluz .blogspot.com nos señala, que .blogspot.com nos hace la pregunta ¿Por qué renovarnos?, sobre ello responde en nuestra vida, muchas veces, tenemos que resguardarnos por algún tiempo y comenzar un proceso de renovación. Para que reanudemos un vuelo victorioso, nos debemos desprender de ataduras, costumbres y otras tradiciones del pasado.
Solamente libres del peso del pasado, podremos aprovechar el valioso resultado de una renovación.

www.entorno-empresarial.com