CAMOVA

Somos un país que estamos integrados a todos los efectos que la Globalización pueda originar, país que forma parte de este Planeta Tierra y que mantiene abierta sus fronteras en pro de intercambios, de todo aquello que le permita la posibilidad de desarrollarse, aportar sus productos, intercambios, de tal forma que le beneficie económicamente y favorezca a todos los que en él viven.

 Por tanto, cuando se manifiestan problemas, crisis como la que se está dando en el presente, en lo financiero, que ha repercutido significativamente en lo económico a los países que integran la Tierra, es necesario determinar, cuáles son sus efectos y cómo el gobierno que dirige al país debe enfrentarla. Evaluar sus repercusiones, alcance, así como dar paso a medidas, acciones que contrarresten  los posibles daños, que ello puede originar.

Como consecuencia de la crisis financiera que los Estados unidos generó recientemente, se ha escrito con amplitud, se ha leído a través de los medios de comunicación escrita, así como se ha comentado en Foros, Cumbres, Reuniones que han analizado el problema, distintas opiniones, muchas pesimistas, pero también las hay positivas.

 Lo cierto, que todo ello obliga a que los países como el caso venezolano, la enfrente, tomen las medidas, se elaboren planes, acciones que sepan contrarrestarla y considerar  lo que algunos han expresado, sobre el hecho, que se señala, que  realmente se ha dado  una profunda crisis que durará según algunos economistas hasta 2011 o posiblemente más.

Al respecto, Miguel Pickard  pregunta: ¿Cuál es la explicación de la debacle económico-financiera internacional? Nos indica, que un  respetado analista, el filipino Walden Bello, la ha caracterizado de la siguiente forma: Estamos asistiendo a la intensificación de una de las crisis o contradicciones centrales del capitalismo mundial globalizado: una crisis de superproducción, también conocida como sobre-acumulación o sobre-capacidad. ¿Cómo intentó el capitalismo solucionar la crisis de sobreproducción? En otras palabras, el capitalismo tiene una tendencia a generar una enorme capacidad productiva que supera la capacidad de consumo de la población, debido a las desigualdades sociales que limitan el poder de compra popular, erosionando de esta forma la rentabilidad.

Se indica, que el capital intentó tres rutas escapatorias de la problemática de la sobreproducción: la reestructuración neoliberal, la globalización y la financierización.

No obstante comenta, Pickard, ninguna de las rutas mencionadas por Bello funcionó de forma sostenible. Como consecuencia el mundo se encuentra en la crisis económica más fuerte desde la "Gran Depresión" de 1929-1942.

Desde luego, todo ello representa serios problemas para  México y para Venezuela  países  en el Sur afectados por la crisis por tener un alto grado de dependencia en la economía de Estados Unidos. Venezuela, tiene un ingreso significativo de dólares ante su compromiso de suministro del petróleo a  ese país.

Ante esta realidad, el Gobierno Venezolano, debe saber gerenciar sus ingresos, no  vilipendiarlo con donaciones  de dólares a otros países, cuando debiera invertirlo en dar paso a Programas sociales, educacionales, de salud, tecnológicos, de producción que favorezca a quienes habitan en el país ,  en donde se manifiestan serios problemas de descontento, oposición a lo que muchos consideran que la Revolución Bolivariana no ha podido afrontar con éxito, todo lo contrario, señalan, hay desempleo, inseguridad, violencia, pobreza, descontento, conllevando a la aparición de un escenario turbulento, riesgoso.

 El Gobierno debe centrarse más en saber utilizar sus ingresos en  su   Presupuesto Nacional, Gasto Público,  de tal forma, que generen programas, acciones, que favorezcan su desarrollo, se propicien las transformaciones que se requieren para que se integren todos los sectores productivos, desde los industriales, de consumo, agrícolas, dando paso  a una producción nacional que garantice empleo, participación del país en los mercados internacionales y desde luego, propicie el interés del desarrollo agrícola por ejemplo,  la creación y apoyo  a microempresas que desempeñen un rol determinante en la productividad económica del país. Que se evite el seguir incrementado la importación, hacerse meno dependiente de ello y propiciar la producción a fin de dar paso a la exportación de nuevos productos y no solamente depender del petróleo.

Urge  como lo han dicho, transformación profunda de estrategia y una redefinición acorde de los instrumentos de política económica, a nivel macro y sectorial. Así como están las cosas, el país no va a ninguna parte. Se necesita de tomar acciones renovativas que garanticen producción, participación de las empresas, compromiso, integración, saber explotar sus riquezas naturales y generar las transformaciones requeridas para caber más dinámica la participación empresarial con los programas del Estado.

Se debe tener muy presente como se comenta, que  definitivamente el capitalismo mundial está en crisis pero no morirá sin una larga y costosísima batalla. Al frente de su defensa estará Barak Obama, pues no asumirá otra postura durante su mandato que la del paladín del capitalismo reformado. Recurrirá a medidas expansionistas para revivir la herida (más no moribunda) economía estadounidense, como hizo en su momento Franklin Roosevelt durante los años 30 y 40, erogando miles de millones de dólares para la creación de empleos.

El actual Gobierno Revolucionaro identificado con el Socialismo, debe determinar con seriedad, la manera de cómo afrontar la crisis, más cuando se sabe ha decaído el precio del petróleo, fuente de abastecimiento económico para el país, tomar muy en serio lo que manifiesta el presidente, teniente coronel Hugo Chávez, que:  El Gobierno está obligado a ser eficiente en el gasto y en la ejecución de recursos, no es para cantar victoria, pero tenemos capacidad de resistir esta crisis y continuar invirtiendo. Estamos obligados a revisar todo y ser más eficientes en el gasto y la ejecución de los presupuestos, pero destinaremos el 48% del presupuesto 2009 a la inversión social". Economistas dicen que los miles de millones de dólares atesorados por el Gobierno amplían la posibilidad de Chávez para mantener a flote a Venezuela por varios años aún si se derrumban los precios petroleros"

Para el economista Dr. Maza Zavala, Venezuela está en la ruta del huracán de la crisis. No hay que olvidar, que Venezuela tiene  dependencia casi absoluta de los precios del petróleo y eso  nos hace muy vulnerables a los cambios que ocurran en estos precios (del petróleo), porque tenemos un volumen de exportación estacando o declinando",

Indicó, que esta es la crisis más grave, que confronta la economía de Estados Unidos y por reflejo la economía mundial, después de la de 1929; pero son parecidas en sus síntomas y sus consecuencias". Recordó que la crisis actual comenzó "allí, en el mercado de inmuebles, en la incontinencia crediticia, especulativa y por consiguiente se ha extendido a la cúpula financiera, que es la que hasta ahora ha mostrado una gran debilidad".
Agregó, que parte de la crisis financiera, es que no se detiene sólo en las finanzas, sino que pasa a la llamada economía real, pues los consumidores restringen sus gastos, para poder honrar sus compromisos y esta restricción del consumo afecta directamente a la producción del país.
Explicó que ante esta situación de recesión en el norte, la demanda del petróleo en Estados Unidos, "tiende a reducirse y desde luego, otro aspecto importante, que hay que tener en cuenta, es que el alza pronunciada de los precios del petróleo, que tuvo lugar en los últimos meses, hasta llevarlo a más de 140 dólares el barril, en gran medida obedeció a una especulación financiera".

Todo indica, que el Gobierno tendrá que poner en marcha un ajuste estructural en sus finanzas que podría implicar, entre otras medidas, recortes en el gasto público, aumento de los impuestos vigentes, creación de nuevos tributos, posible aumento de la gasolina y una probable devaluación de la tasa de cambio