CAMOVA

El presidente venezolano, Hugo Chávez, inauguró la VII Cumbre de la ALBA con fuertes críticas a la Cumbre de las Américas a celebrarse en  Trinidad y Tobago, y la afirmación de que en Cuba hay más democracia que en EE.UU.

Desde luego, ello avisa cuál será más o menos el clima político que puede sucintarse en esa Cumbre, en donde el Continente del Sur y Centro están a las expectativas de cuál será el rol que Estados Unidos iniciará con la nueva gestión del presidente Obama.

En su alocución en la reunión del Alba, el presidente Chávez manifestó "Creo que la Cumbre (de las Américas) que va a  celebrarse (...) debe ser la última, la última cumbre con ese formato, al instalar la reunión presidencial de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestras Américas (ALBA), en la ciudad oriental de Cumaná.

Tras preguntarse qué Américas engloba la reunión de Puerto España, el mandatario afirmó que "la cumbre de nuestros pueblos" es "ésta", la del ALBA, que es una "cumbre de la unión de nuestros pueblos, ese debe ser nuestro compromiso".

lostiempos.com, agrega en su reporte, que  la ALBA fue planteada por Chávez en contraposición del Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA), impulsada por Estados Unidos, y está integrada por Venezuela, Bolivia, Cuba, Nicaragua, Dominica y Honduras.

La reunión, en la que participaron además  Paraguay, Ecuador y San Vicente y Las Granadinas como invitados, está centrada en tres puntos, entre ellos consensuar una posición común de cara a la reunión hemisférica que se iniciará en Trinidad .

Chávez criticó  la declaración final de la Cumbre de las Américas, citó una parte del inicio del documento que habla de que será suscrita por los países donde se eligen libre y democráticamente los gobernantes y se preguntó: "¿dónde hay más democracia, en Cuba o en Estados Unidos?".

"Yo no tengo duda que en Cuba hay más democracia que en Estados Unidos, ¡no tengo ninguna duda!", dijo Chávez, sentado junto a su colega de Cuba, Raúl Castro, y tras enviar sus acostumbrados saludos al líder de la revolución cubana Fidel Castro.

Horas antes, al recibir a Castro a su llegada a Cumaná, Chávez confirmó que vetará la declaración final de la V Cumbre de las Américas "junto con otros países" que no identificó.

"De la Cumbre de las Américas no tenemos grandes expectativas; hay una declaración que es difícil de asimilar", debido a que "está totalmente descolocada en el tiempo y en el espacio, como si el tiempo no hubiera pasado", agregó  Chávez

Existen los rumores, que Venezuela y otros países bolivarianos se oponen a que en la declaración de Puerto España se destaque el papel de la OEA, de la que Cuba no forma parte.

Los jefes de Estado asistentes a la Cumbre se pronunciaron enérgicamente contra la exclusión de Cuba de ese foro y la negativa de los Estados Unidos de levantar el bloqueo impuesto a  Cuba

 En la Reunión, el General de Ejército Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, afirmó que los países miembros de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) tienen el privilegio de contar con un modesto esquema integrador, construido sobre bases y principios de igualdad, cuya naturaleza niega las prácticas que originaron la actual crisis mundial.

 Resaltó Castro  la «particular significación de los trabajos que venimos llevando a cabo los países miembros del ALBA, más Ecuador desde noviembre de 2008, para crear el Sistema Único de Compensación Regional de Pagos (SUCRE), que será un factor fundamental para fomentar el comercio y la integración económica entre nosotros».

Uno de los resultados de esta nueva Cumbre resultó precisamente la firma de un Acuerdo Marco del SUCRE, minutos antes de que Chávez invitara a sus homólogos a poner punto final a las sesiones de trabajo de este jueves, para irse a un encuentro con el pueblo de Cumaná que desde «hace varias horas nos espera en la Plaza Antonio José de Sucre, en el Parque Ayacucho».

Con la rúbrica de este acuerdo, dijo el Jefe de Estado venezolano, estamos iniciando la construcción de un espacio nuestro, de una unidad de cuenta común, imprescindible para seguir avanzando, bajo los principios de la integración, la solidaridad y la complementación que defiende el ALBA.

 Se dice que Conmovedoras y muy reconfortantes resultaron las palabras de todos y cada uno, en especial las del presidente de Honduras, José Manuel Zelaya, y del Primer Ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit, quienes dejaron bien claro que Cuba es parte del sistema de las Américas. «Dejarla fuera sería injustificable e imperdonable».

La Cumbre de las Américas, apuntó Skerrit, tiene que cambiar su enfoque y su dirección hacia Cuba. Nosotros vamos a ser parte de las voces que se van a escuchar en contra de la exclusión de la Isla.

Zelaya, por su parte, se refirió al hecho de que asociarse al ALBA es un símbolo de libertad, es romper cadenas, es volver a creer que hay esperanzas en este mundo. Tiene fundamentos que están dando resultados extraordinarios.

Cuba siempre ha sido un símbolo para todos los que soñamos con un mundo más justo, expresó el mandatario hondureño. En nuestra reunión anterior celebrábamos el Aniversario 50 de la Revolución Cubana, y hoy estamos conmemorando 48 años de la victoria de su pueblo en Girón. A Cuba, mi reconocimiento y mi solidaridad, apuntó.

Momento emotivo de la Cumbre Extraordinaria del ALBA fue escuchar a Evo, el presidente de Bolivia, quien llegó a este encuentro luego de ganar una gran batalla en su país, a favor de su pueblo. Aunque la ocasión fue propicia para rememorar los días en que estuvo de huelga y denunciar los intentos de asesinato contra su persona, dedicó la mayor parte de su intervención para hablar de los grandes retos que tienen por delante los países miembros del ALBA, los cuales no pueden permitirse que los enemigos de las revoluciones y de nuestra gente ponga en peligro la construcción de una sociedad diferente, mejor, que se preocupe y ocupe de las inmensas mayorías excluidas durante años.

Tomando como referencia lo sucedido en Bolivia, Evo propuso la creación del Consejo de Derechos Humanos del ALBA para denunciar semejantes acciones y defendernos.

Otra de sus propuestas estuvo vinculada con Cuba. Con esa humildad que le caracteriza, pidió permiso para darle lectura a una suerte de Declaración de los Países amigos de la Isla que participarán en la Cumbre de las Américas, en la cual exigirán el levantamiento inmediato del bloqueo impuesto por sucesivas administraciones norteamericanas.

Si Obama, dijo, quiere tener el apoyo de todo el mundo, como lo tiene Cuba, tiene que respetar las resoluciones de las Naciones Unidas, tiene que levantar el bloqueo.

Se menciona también   las declaraciones de Fernando Lugo, presidente del Paraguay, de l invitados especial de la Cumbre,  quién señaló que en América estamos en una nueva época, «somos genuinos autores de nuestro destino y ningún país en el mundo nos puede juzgar. Nosotros creemos en la integración».

Lo cierto, que la primera jornada de la Cumbre Extraordinaria del ALBA, que tuvo como sede al Museo de Arte Contemporáneo de Cumaná,, agrega juventudrebelde.cu. confirmó, primero, que solo la unidad entre nuestros pueblos permitirá seguir avanzando en la construcción de la gran Patria que soñó Bolívar; y, segundo, Cuba cuenta no solo con el apoyo y la solidaridad de los países miembros de este mecanismo integracionista, sino también de la inmensa mayoría de las naciones del mundo.

 


 

.

 

.